miércoles, 1 de octubre de 2014

Hong Kong y la 'Revolución de los Paraguas'

Hoy es 1 de octubre y la República Popular de China celebra la fiesta nacional en memoria de aquel discurso que el 'Gran Timonel' (Mao Zedong) pronunció tras la victoria del ejército rojo sobre el Partido Nacionalista Chino (Kuomintang). Muchos chinos se acercarán a Hong Kong con motivo de los siete días de vacaciones que proporcionan desde Pekín para la celebración de esta fiesta. Pero los turistas que se acerquen a esta ciudad portuaria es posible que se vayan a encontrar con las calles tomadas por los jóvenes hongkoneses.

Ya se mencionó en una entrada anterior el papel de los jóvenes como elemento clave en la participación de los procesos que conllevan cambios a lo largo de la historia. Este siglo XXI no está siendo un capítulo aparte en la historia de la humanidad como hemos observando con los últimos procesos que han acelerado un nuevo enfoque en la política de los países donde se han producido estas ‘revoluciones’.

El caso de la ‘primavera árabe’ es paradigmático en este sentido y, en los últimos días, estamos asistiendo a una nueva etapa en el oriente asiático de la mano de los ciudadanos de Hong Kong. En su gran mayoría se trata de jóvenes que piden pacíficamente que la República Popular de China respete los acuerdos de una mayor autonomía a la hora de elegir los representantes políticos de la ciudad de Hong Kong.



Lo cierto es que es un tema difícil y debe ser analizado en su justa medida. Los antecedentes a toda esta historia nos llevan a 1842, cuando tras el Tratado de Nanking, China cedió este territorio a los ingleses. El tratado se renovó en varias ocasiones y se fijó el año de 1997 como el último para la devolución administrativa de Hong Kong a China.  Al llegar aquel año, la Union Jack dejó de ondear en la que se ha convertido en apenas unas décadas en una de las ciudades más bulliciosas y con mayor actividad comercial del mundo y, tras este histórico momento, los ciudadanos hongkoneses vivieron esperanzados bajo el lema de “un país, dos sistemas”, en referencia al sistema comunista chino y, la experiencia liberal –tanto política como comercial- tras su pertenencia a los vestigios coloniales de los ingleses.

Durante la estancia de los ingleses, los ciudadanos de Hong Kong tenían ciertas atribuciones reconocidas que les permitía participar de alguna manera en la elección de sus gobernantes. Pero este mes de agosto, China –que en principio respetaba este acuerdo- ha decidido tomar cartas en el asunto y matizar el acuerdo, haciendo ver que las elecciones de los gobernantes deberían pasar un filtro procedente de Pekín.

La elección libre de los gobernantes es una de las grandes premisas de los manifestantes que se han ido sumando esta última semana en las calles de Hong Kong. En los primeros compases de las manifestaciones, por causas desconocidas, los agentes decidieron cortar por lo sano las protestan y lanzaron gases lacrimógenos y diversos materiales antidisturbios. Los asistentes a la manifestación abrieron sus paraguas para protegerse de las sustancias nocivas que arrojaron los agentes. La prensa internacional se hizo eco de este gesto acuñando rápidamente el término de ‘revolución de los paraguas’.



Para muchas autoridades de Hong Kong este hecho trae a la memoria los trágicos sucesos de Tiananmen en 1989. Es un tema sensible en la sociedad china pues causó un fuerte impacto a todos los ciudadanos. Pero la contención de la infección va más allá por parte de Pekín, pues como es notorio las redes sociales guardan silencio –y no precisamente por voluntariedad ciudadana…- en lo que respecta a las protestas.

El caso es que todos los analistas coinciden en afirmar que las manifestaciones pueden causar un punto de inflexión no sólo entre Pekín y Hong Kong, sino también entre la comunidad internacional pues, los Estados Unidos y Gran Bretaña ya han hecho una llamada a la moderación por parte de la respuesta china.

A pesar de ser un asunto doméstico, no deja de ser relevante en el aspecto internacional. Entre los analistas expertos en asuntos chinos, han remarcado la incertidumbre que rodea a la resolución de las demandas por parte de Hong Kong. Nadie sabe cómo acabará el tema, pero si hay algo que está quedando patente es que están siendo los jóvenes quienes están liderando esta protesta y que su modus operandi está a la altura del siglo XXI.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada