jueves, 4 de septiembre de 2014

La vuelta al trabajo para los que no tienen empleo

Ya estamos a 4 de septiembre y en la oficina de Fundación Novia Salcedo se nota la vuelta de las y los compañeros a la rutina laboral. Después de los saludos y comentarios a las anécdotas veraniegas en seguida nos ponemos al día de los proyectos que, si bien no han sido aparcados en los meses de verano, si han sido mirados de reojillo. Así mismo hablamos de los retos y objetivos que nos planteamos para el último cuatrimestre del año, que viene fuerte…

Al igual que nosotros muchas personas se enfrentan estos días al regreso al trabajo con más o menos ánimo y se suceden los artículos, consejos y recomendaciones para hacer de ello un momento menos “traumático”.

Sin embargo, este año hay un elemento diferente que se cuela en estos artículos, y es que el síndrome postvacacional se ha reducido por la crisis económica y el privilegio en que se ha convertido tener un trabajo.

A pesar de ello la gran mayoría de los artículos sigue centrándose en los empleados, si aportar mucha información a las personas que buscan empleo como si septiembre no fuera con ellas.

Buscar un empleo es un trabajo en sí mismo y a veces, como en cualquier puesto, podemos sentir que hemos caído en la rutina y desmotivarnos. Si es este tu caso aquí te ofrecemos cuatro sugerencias para la vuelta al trabajo de buscar un empleo:

Revisa tu CV y/o perfil profesional on line, ¡seguro que tienes nueva información que compartir!. Muchas personas en desempleo han aprovechado este verano para realizar una formación o algún curso, o bien han encontrado un empleo de corta duración para cubrir vacaciones. Es necesario un tiempo para revisar si tu CV o perfil profesional on –line recoge las competencias que puedes haber desarrollado durante este tiempo, o bien mostrar como durante este tiempo te has mantenido en activo de alguna manera. Y es que, por irrelevante que parezca, quizás hayas realizado actividades que refuerzan alguna de las competencias o formaciones que habías incluido previamente.

Solidifica tu red de relaciones profesionales. Siguiendo el punto anterior, en el periodo estival probablemente hayas mantenido contacto con personas que de alguna u otra manera están relacionadas con el sector de actividad donde te gustaría encontrar un empleo (no te olvides de la teoría de los 6 grados), dedica un tiempo a consolidar estas relaciones bien en tus redes sociales, bien guardando sus datos de contacto. ¡Nunca se sabe donde puede surgir una oportunidad laboral!

Planifica tu agenda: eventos profesionales. El último cuatrimestre del año siempre viene cargado de actividad social: Seminarios, jornadas, congresos,… las fechas de dichos encuentros ya suelen estar fijadas desde el mes de septiembre. Investiga qué eventos de relevancia en tu sector de actividad hay en los próximos meses y no dejes de asistir con un buen CV debajo del brazo.

Establece objetivos a medio plazo. Para muchas personas el año comienza en septiembre: nos prometemos dejar de fumar, ir al gimnasio, mantener una vida sana, leer más, pasar más tiempo con los amigos y la familia, gestionar el estrés... Septiembre supone un punto de inflexión para lanzarnos a conseguir aquello que queremos. Si te encuentras en búsqueda de empleo puedes aprovechar este espíritu para realizar alguna propuesta que mejore tus posibilidades de acceder a un empleo, sin olvidar que esta propuesta para que sea efectiva debe tener unos objetivos medibles en un periodo de tiempo. Por ejemplo no basta con decir que vas estudiar inglés o te vas a apuntar a una academia; sería conveniente marcarte qué nivel quieres alcanzar (accesible) y en qué periodo de tiempo (realista).



Y mucho ánimo que el último tramo del año puede ser un periodo de oportunidades.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada