viernes, 5 de julio de 2013

Estudiar Ciencias: Por qué y para qué (I)


En la actual situación de desempleo masivo, los estudiantes que han terminado enseñanza secundaria pueden tener muchas dudas sobre qué hacer con la terciaria: el paso a la universidad. A los que les gustan y optan por las ciencias no les debería entrar miedo, porque el progreso de la sociedad se hace en una parte sustancial gracias a la ciencia y los científicos. Pueden ser solución a la crisis, no víctimas.

 Terminado el año académico, las universidades están pensando ya en el siguiente. Por ejemplo, la Facultad de Ciencias de la universidad de Lovaina, KU Leuven, KUL, dedica la práctica totalidad del número 39 de su revista trimestral Science@Leuven a 8 carreras científicas, "Ocho claves hacía el futuro" con entrevistas a antiguos estudiantes y recién graduados, que cuentan su experiencia. Asimismo muestra la diversidad que hay en una Facultad de Ciencias.

Aunque esto es un ejemplo de la KUL, es extrapolable a cualquier universidad con una misión científica.

1.- Matemáticas. Johan Thijs estudió matemáticas hace ya algunos decenios. ¿Qué profesión ejerce ahora? En mayo 2012 fue elegido CEO del importante Grupo de Banca y de Seguros KBC. ¿Qué hace un matemático en un banco?  Johan Thijs dice que cuando empezó a estudiar matemáticas lo hizo sin una ambición profesional específica. Simplemente eligió esta asignatura porque le gustó la matemática aplicada. Pensaba que después de estudiar matemáticas podría quizás acceder a los estudios de ingeniero… Sin embargo aterrizó en el sector financiero y explica por qué las matemáticas le han sido útiles. Dice que el sector financiero usa modelos de realidades a menudo complejos, y que se basan fuertemente en disciplinas  como las estadísticas y la teoría de las probabilidades. Los procesos y las TI son el pan de cada día en una entidad financiera.

 
Johan Thijs  no es el único matemático en el banco. Dice que los matemáticos se han formado durante años en el pensamiento analítico y abstracto, lo cual es una gran ventaja en este entorno. A la pregunta ¿Por qué hoy un joven estudiante debería elegir las matemáticas?, contesta, “Porque la formación que se da en el estudio de las matemáticas desarrolla una serie de habilidades que son ampliamente aprovechables y solicitadas en la vida profesional. En otras palabras, es una formación con un futuro, que además se extiende más allá de la parcela profesional de las matemáticas.”

El joven graduado en matemáticas, Nele Prolé, dice que le encantaron las matemáticas desde la segundaria, porque era una materia que había que comprender, una asignatura que no era para “loros”. Reconoce que no es una asignatura fácil, pero que es apasionante, en gran parte porque el profesor hace que la clase sea amena. Nele Prolé está convencido que su futuro está asegurado con su diploma de matemático.

2.- Informática. Como se ha dicho, las matemáticas abren muchos caminos, también a la informática. El profesor Eric Steegmans, director de programación en la KUL, afirma que “Las matemáticas son un componente fuerte en la formación, porque un informático debe ser fuerte en el razonamiento lógico.” El informático también debe saber hablar con la gente, porque “tiene que convertir sus objetivos y deseos en un sistema lógico perfecto”. (Los informáticos a veces tienen dificultad de ponerse “en la piel” del usuario). También en la facultad de Ciencias de la Ingeniería se enseña informática, pero en este caso la formación es más amplia y abarca también la química, la mecánica y la electrónica, por lo que está más orientada a las disciplinas de la ingeniería. Lo cual, según Eric Steegmans, no impide que haya casos en los que informáticos e ingenieros puedan acudir a los mismos empleos. ¿Qué empujó a Steegmans a la informática? “Encuentro fascinante todo lo que puedes conseguir que haga una máquina, esta cosa sin vida que no sabe hacer nada.”

 
Kenneth Geets, joven graduado en informática dice que desde muy joven se enrolaba en el mundo de las computadoras, y estaba fascinado por sus posibilidades casi ilimitadas. Alaba a su profesor Steegmans por su manera interactiva de dar clase, haciendo uso de ejemplos y construye con los alumnos un programa usando un proyector. Según Geets, la asignatura de informática es a veces teórica y matemática, y que esto le va mejor a algunos estudiantes que a otros. Pero que esto no debes retenerte. Admite que él mismo, a pesar de que  tiene tendencia a la práctica, ha aprobado todos los exámenes teóricos.

3.- Física (y Astrofísica). Thomas Hertog es profesor de Física Teórica y dirige un equipo de investigación en la KU Leuven que investiga sobre el origen y evolución del universo, una disciplina que está en el interfase de la teoría de las cuerdas y la cosmología.  Anteriormente había trabajado en el CERN y en la Universidad de California, y ha sido investigador en el equipo de Stephen Hawking en la Universidad de Cambridge (gran experto del “Big Bang” y de los “agujeros negros” del universo).
 
A la pregunta ¿Por qué los jóvenes elegirían la asignatura de física?, Thomas Hertog contesta “Si eres bueno en matemáticas, la física es un campo formidable para desarrollar y usar este talento. Pienso que los físicos son personas curiosas, sin excepción. Y muchos antiguos estudiantes vuelven con satisfacción la mirada atrás a su tiempo de estudiante. Tiene casi algo de romántico, el descubrimiento excitante de cómo está compuesta la naturaleza. Otro punto fuerte es que la física reúne a las personas, como pasa por ejemplo en un instituto como el CERN: es un ejemplo de colaboración internacional sin obstáculos… La física teórica es un campo muy internacional, el umbral de las cooperaciones internacionales y de la movilidad es muy bajo. Pero también para el que no busca una carrera internacional es una buena formación. La mirada objetiva de un físico puede ser un arma en un entorno laboral real, donde las cosas a veces no se hacen de forma racional y hasta puede existir el caos.”

El joven graduado en física, Alexis Schotte, cuenta que desde niño le interesaba todo lo que tenía que ver con la ciencia. Su interés era en el principio por las matemáticas, pero su deseo de conocer la naturaleza en su nivel más profundo la ha hecho elegir la física. La atraía en particular la termodinámica estadística, porque es muy matemática y profundiza en el origen fundamental de las cosas.

Moraleja:
  • Para elegir una carrera en ciencias, debe entusiasmarte. Si te entusiasma, también será porque tienes aptitudes. El entusiasmo del profesor es contagioso, y por lo tanto importante.
  • El título universitario no es el final, es tan solo el principio de una carrera que puede seguir muchos caminos imprevisibles: caminos de formación en el entorno del trabajo en una empresa, nuevas oportunidades que se presentan (o que se buscan), etc., etc.
  • Nunca hay que instalarse en la rutina de un puesto de trabajo, ni encerrarse en el mismo. Hay que mantener viva la curiosidad, las ganas de aprender, mejorar las cosas, y hacer cosas nuevas, ampliar la visión. Y buscar…
En próximos “posts”, hablaremos sobre otras ramas de la Ciencia: la Química, Bioquímica y Biotecnología, Biología, Geografía y Geología…

1 comentario: