jueves, 7 de febrero de 2013

Crecimiento y empleo, preocupación y objetivos del Consejo Europeo

El pasado 4 de febrero la Presidencia del Consejo Europeo ha hecho público su informe “El Consejo Europeo en 2012”. En el Informe el Presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, hace un repaso a las actividades del Consejo en 2012, en el que la atención y las decisiones principales de los líderes europeos se han dirigido a la estabilidad financiera y al crecimiento y el empleo. Y hace consideraciones sobre el futuro de la Unión Económica y Monetaria. Este futuro de Europa no dependerá solo de los líderes políticos: “Nuestra Unión descansa sobre la voluntad del pueblo – como ciudadanos de su país, y ciudadanos de Europa”, dice Van Rompuy.

Una de los temas tratados en el informe es la lucha contra el desempleo. Sobre esto escribe Van Rompuy:

Los niveles de desempleo en toda la Unión son de un nivel inaceptablemente alto, con 26 millones de hombres y mujeres sin un empleo. Es verdad que algunos Estados Miembros tales como Austria, los Países Bajos, Luxemburgo y Alemania todavía disfruten de bajas tasas de desempleo; los estados Bálticos incluso han visto caídas record este año.  Pero el desempleo ha crecido en la mayoría de los otros estados miembros. El empleo juvenil es particularmente dramático, en algunos países uno de cada cuatro e incluso uno de dos, poniendo en riesgo a toda una generación. Es por lo que hemos puesto durante todo el año el enfoque en mejorar las condiciones para el crecimiento y el empleo, en especial durante cuatro Consejos Europeos en la primera mitad del año, y en dos de ellos lo teníamos como único asunto en nuestra agenda.

En Enero el foco estaba en el desempleo juvenil: trabajando de la mano con la Comisión, los líderes decidieron redirigir los fondos de la UE para ayudar a la gente joven mediante los aprendizajes, la experiencia laboral, unos primeros contratos adecuados, y en apoyar a creadores de empresas, emprendedores sociales y la creación de empleo en pequeñas y medianas empresas. En Marzo, acordamos – entre otras cosas – incentivos para que los empleadores contraten a gente, por ejemplo quitando impuestos del trabajo o reduciendo burocracia. En una cena informal en Mayo Discutimos varias otras posibilidades, que resultaron en decisiones más comprensivas un mes después.
En el Pacto para el Crecimiento y el Empleo que adoptamos en Junio, los líderes europeos se comprometieron con movilizar todos medios de acción para paliar el desempleo, afrontar las consecuencias sociales de la crisis, y mejorar la competitividad de nuestras economías. En particular nos comprometimos a:

  • Animar la creación de empleo y la movilidad laboral, e invertir en las habilidades y en la formación
  • Preservar los motores para el crecimiento, tales como la inversión en energía, innovación y educación
  • Continuar a profundizar en nuestro mercado único, en particular para las industrias digitales
  • Apoyar la innovación, la investigación y la competitividad industrial
  • Aprovechar el potencial del comercio como motor del crecimiento.

De cara al futuro, Van Rompuy dice:

Estamos entrando en 2013 con una confianza cautelosa. Esto es buena noticia, pero no hay ninguna razón para regocijarse por el momento. Hay todavía mucho trabajo por hacer. Con un año crucial detrás de nosotros, tenemos que hacer del nuevo año un año de resultados, visibles en todos los Estados miembros y para todos ciudadanos.
No se debe ahorrar ningún esfuerzo para mover a nuestras economías hacía la recuperación. Es, ante todo, una cuestión de continuar las reformas nacionales en cada país. Conjuntamente, dentro del Consejo Europeo, seguiremos trabajando con un fuerte enfoque en el crecimiento y el empleo. La aplicación seguirá siendo una prioridad: es la única forma de trasladar las buenas intenciones en mejoras reales para las familias y las empresas…
Debemos hacer frente a estos retos con decisión, sabiendo que al final solo podemos tener éxito si contestamos a una pregunta fundamental: ¿Cómo asegurar el apoyo público para Europa?

En última instancia nuestra Unión se basa en la voluntad del pueblo - como ciudadanos de su país, y ciudadanos de Europa.
Los ciudadanos somos todos y todas, no solo los líderes políticos. A los ciudadanos nos toca trabajar y a los líderes facilitarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada