lunes, 28 de julio de 2008

El estilo de gestión de la mujer promueve la innovación empresarial

David Gaddis Ross, Profesor a la Escuela de Negocios de la Universidad de Columbia, quedó intrigado del porqué las mujeres han tenido éxito al entrar en la fuerza laboral profesional pero no a niveles directivos de gestión, y el año pasado se puso a estudiar el tema.

Según la base de datos ExecuComp de Standard & Poor, en 2006 menos de un tercio de las 1500 empresas más grandes de los EEUU tenían al menos una mujer en sus equipos de dirección. A nivel de altos ejecutivos los resultados son aún más desoladores ya que solo en el 2,5% de estas empresas tenían a una mujer como CEO (Consejera Delegada). Y solo 12 mujeres dirigían empresas incluidas en la lista de Fortune 500. Una situación bastante negativa…

Lo que nunca se había estudiado era la relación entre el porcentaje de mujeres en la dirección de las compañías y su éxito económico, aunque ya ha habido estudios que hablaban de un “estilo de dirección femenino” y que este estilo era más eficaz que el estilo de los hombres. Las mujeres tienden a dirigir de una manera más participativa, comparado al estilo más jerárquico de los hombres. Además, la inclusión de mujeres en el equipo de dirección aumenta la diversidad de perspectivas, experiencias vividas y habilidades para solucionar problemas, factores que pueden contribuir al éxito financiero de una empresa.




Cumbre feminina en Silicon Valley


El Profesor David Gaddis Ross, conjuntamente con Cristian Dezsö de la Universidad de Maryland, estudiaron el tema de en base a parámetros económicos empresariales en el periodo 1992 a 2006 para las citadas 1500 empresas en dos partes: una considerando el porcentaje de mujeres en puestos de dirección, sin incluir el nivel CEO, y otra de empresas con CEO’s femeninas. Observaron que cuando el porcentaje de mujeres en puestos de dirección era mayor, el rendimiento de la empresa era mejor. Sin embargo en el caso de las CEO el rendimiento era neutro o negativo. El estudio reveló que las mujeres eran más efectivas en empresas innovadores, con un fuerte enfoque en la I+D. En este tipo de empresas es más importante una gestión democrática y participativa, por lo que se benefician del llamado “efecto participativo femenino”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada