lunes, 13 de agosto de 2007

¿Cómo planifica la familia la mujer trabajadora belga?

Es la pregunta central de la tesis de Licenciatura en Sociología de Mieke Jansen.

Título original y completo de la tesis (2006, Universidad KU Leuven): "De arbeidssituatie van de vrouw en de timing van het eerste, tweede en derde kind. Een event history analyse van Belgische paneldata" (“La situación laboral de la mujer y el momento de tener el primer, segundo y tercer hijo – Un análisis histórico de eventos a partir de datos de un panel belga”)

Con esta tesis, Mieke Jansen obtuvo en Marzo de 2007 el Premio "Política" concedido por la Asociación de los Antiguos Estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales de la KUL. El criterio de selección fue la relevancia social y académica del trabajo. Solo se tenían en cuenta las tesis que habían obtenido la calificación “Gran Distinción”. Un jurado de periodistas juzgaba el valor social del trabajo y un jurado de profesores el valor académico.

¿Cómo compaginan las mujeres el trabajo con tener hijos? Es sobre todo el momento de tener el primer hijo que está influenciado por las características del trabajo. La pregunta clave por lo tanto es ¿Cuándo empiezo a tener hijos? Cuando las mujeres ya han formado una familia, parece que tiene menos importancia que tengan uno o más hijos. Su vida privada ya se ha organizado a partir del primero.

Las mujeres funcionarias tienen su primer hijo notablemente más pronto que mujeres que trabajan en el sector privado, porque la seguridad del puesto de trabajo es alta y en muchos casos la carrera es plana. Cuando se cuenta con pocas posibilidades de promocionar, da igual quedar embarazada pronto o tarde. Por lo contrario, las mujeres que trabajan en el sector privado prefieren tener primero asegurado el puesto en la empresa. Estas mujeres opinan en general que no es un testimonio de actitud positiva ante el trabajo el pedir vacaciones de embarazo en los dos primeros años de entrar en la empresa, y lo aplazan. En su investigación, Mieke Jansen observó que lo mismo ocurrió con el segundo y tercer hijo, cuando la mujer había cambiado de empleo, porque querían afianzarse antes en el nuevo entorno de trabajo.

En general se observa que la mujer que no considera importante su trabajo tiene una tendencia a tener los hijos más pronto que mujeres jóvenes con una actitud positiva ante el trabajo. Esto no se aplica obviamente a las mujeres que no están muy deseosas de formar una familia. También influye el número de horas que se trabaja en la semana. En este caso la relación es menos uniforme. Se observa que mujeres con una formación inferior empiezan más pronto a tener hijos a medida que trabajan menos horas. No es el caso de mujeres con una formación superior, porque pueden gastar más en el cuidado de los niños por otros y así “comprar” tiempo.

Por último constata que las mujeres que están satisfechas con el tiempo de transporte y la distancia de y al trabajo, también empiezan más pronto a tener hijos, porque vivir cerca les facilita recoger a los hijos del parvulario o de la escuela.



(Foto de la página web de la Universidad de Amberes)

La propia autora de la tesis encaja en la “foto” de su tesis. También ella, que a sus 25 años estrena su título de licenciada en sociología y ha conseguido un trabajo en la Universidad de Amberes, piensa esperar, porque, según afirma, tiene una actitud positiva ante su empleo.

Para su tesis ha tenido que digerir multitud de datos, pasando muchos días y noches ante el ordenador, pero quedó satisfecha. Le gusta este tipo de análisis de datos. La parte “metálica” del premio no es sustancial: 500€, pero le viene “a pelo” para pasar sus vacaciones en Hawai.

(Resumen y traducción libre de una entrevista por Inés Minten, periodista “freelance”, en el periódico de la KULeuven, Campuskrant nº9, 18 de abril 2007)

La tesis íntegra, en neerlandés, se puede descargar de la página web de la biblioteca digital del gobierno belga: http://www.statbel.fgov.be/studies/ac718_nl.pdf

viernes, 10 de agosto de 2007

La estrategia bien entendida comienza por uno mismo

Por Eduardo Tolosa, Vicepresidente de NSF.

(Publicado en el Boletín de NSF nº 12, marzo 2007, Capital Humano Joven - Objetivo 2007)


El término "estrategia" tiene unas connotaciones que lo rodean de un halo de lejanía y exotismo. La primera reacción al acercarnos a él es: esto de la estrategia no es para mí.
La realidad es que las utilizaciones históricas del término y los ámbitos en los que se ha empleado (ejércitos y sus guerras, partidos políticos y campañas electorales, iglesias y dogmas, grandes multinacionales y operaciones de dudosa ética…) contribuyen de forma determinante a la creación de ese halo “no para mí, gracias".
Pero lo mismo ha pasado con la optoelectrónica… hasta que ha llegado el momento en que se puede comprar un puntero láser por tres euros… o que me lo entreguen como regalo publicitario. Bien es cierto que algunos padres poco reflexivos regalan punteros láser a niños pequeños con el resultado de que ellos desarrollan el deporte de incidir con el rayo del puntero en los ojos de sus amiguitos. La probabilidad de que el rayo penetre por la pupila es bajísima… pero el riesgo es altísimo pues ello causaría un daño permanente en la retina. Ello generaría un riesgo con una "esperanza matemática" excesivamente alta que lo hace inaceptable.
Volvamos a la estrategia y al proceso de proletarización del concepto. Al igual que con la optoelectrónica, el término "estrategia" se ha transformado y ha llegado a formar parte de nuestra vida diaria. También ha sucedido que, al igual que los niños intentan "meter el rayo láser del puntero en el ojo" del vecinito, algunos sacerdotes de la estrategia nos intentan someter y obligarnos a ser esclavos de su juego. Las formas de "meter la estrategia en el ojo" son muy variadas: fijación de objetivos inalcanzables, fijación de objetivos alcanzables pero negación de los medios necesarios para alcanzarlos, objetivos impuestos sin posibilidad de ser negociados, objetivos absurdos y fuera de lugar, objetivos contradictorios unos con otros, y un largo etc.
Pero al igual que con el láser bien empleado se realiza cirugía o se fabrican DVDs, con el concepto "estrategia" bien empleado podemos llegar a ser más dueños de nuestro propio destino.
Vayamos al fondo de la cuestión y acotemos el término "estrategia". El término "estrategia" equivale a "hilo conductor" o si se prefiere a "columna vertebral". Si me refiero a mi propia persona, mi estrategia equivale a decir "quién soy, de dónde vengo y hacia dónde voy". Esto lo puedo referir a mi plano existencial o al profesional, a todo el ciclo de mi vida, a etapas concretas, a mi actividad deportiva o de recreo, etc. Apliquemos el caso a NSF. Su estrategia se conoce cuando se sabe "quién es, de dónde viene y hacia dónde va". Pero aquí tenemos dos planos que representaré con una metáfora musical: uno de los planos es el de la gran sinfonía que representamos todos de forma conjunta; el otro es el de la actuación de cada persona interpretando un instrumento concreto. Y ambos planos deben convivir de forma armónica y en beneficio mutuo. El primer plano lo gestiona el Patronato y el Equipo de Dirección representados por la Comisión de Estrategia. El segundo plano lo gestiona cada persona dentro de su proceso por medio del PIDE. En él cada persona (instrumentista) debe explicitar y negociar con su propietario de proceso "quién es, de dónde viene y hacia dónde va" dentro de la gran obra musical conjunta que es la estrategia global de NSF.
En una mayoría de las organizaciones este segundo plano es casi inexistente. Pero no en NSF. Las personas son el único patrimonio de NSF y el equilibrar los intereses globales de NSF con los intereses individuales de sus personas es vital para el éxito del proyecto conjunto.
El gran reto es equilibrar el éxito global con el éxito individual de una forma armónica, dinámica y satisfactoria y ésta es la tarea en la que tenemos que focalizar nuestro esfuerzo hacia el futuro.
Como puede apreciarse, las ideas que aparecen en esta nota son sólo una introducción al tema de la estrategia. En notas posteriores podremos referirnos al grado de avance que vamos alcanzando en cada uno de los dos planos en cada momento.
En definitiva, tanto la optoelectrónica como la estrategia forman parte de nuestras vidas y sólo se trata de utilizarlas en la forma más positiva y alineada con nuestros intereses, tanto individuales como compartidos.

miércoles, 8 de agosto de 2007

Pérdida y ganancia de valores

Por Santiago Rivero, Consejero de Human Management Systems, Miembro del Patronato de NSF.

(Publicado en el Boletin Commemorativo del 25 aniversario de NSF, nº 10, Julio 2005)


En los momentos actuales se mencionan constantemente los valores en ámbitos muy diversos. Parece que se les otorga importancia, que es algo de lo que no se debiera prescindir, sino que por el contrario, se debe ir por la vida con nobles valores, sólidamente cimentados y profundamente asumidos. ¿A qué puede deberse, si casi todos los estudios sobre esta materia, si no todos, coinciden en que se está produciendo una pérdida de los valores tradicionales, que no son sustituidos por otros de rango equiparable? Probablemente porque se percibe que, en diversos entornos, esta situación es peor que la anterior, en lo que respecta a determinados aspectos.

Puede decirse que la situación no es tan mala; que si bien se han podido producir pérdidas de algunos valores, otros muy interesantes están en alza, como pueden ser la igualdad de género, el respeto a los derechos de las personas o la democracia como sistema político. Con independencia de cual sea el balance global cualitativo, lo cierto es que todos los estudios apuntan a que aumenta de forma desmesurada el número de personas cuyo inventario de valores (valores de contenido positivo, se entiende) decrece de forma alarmante.

El cambio deseado: la innovación social

Por Juan José Goñi, Director de Innovación y Proyectos Estratégicos en Ibermática

(Publicado en el Boletin Commemorativo del 25 aniversario de NSF, nº 10, Julio 2005)

Sin duda nuestro tiempo es tiempo de oportunidades, tiempo de nuevos pensamientos y tiempo de nuevas organizaciones. Hemos pasado a dominar las cosas, pero no hemos encauzado todavía el cambio inteligente, el cambio deseado, el cambio de calidad de vida, el cambio de comportamientos hacia conductas cada vez mas humanas. Es en este nuevo e inmenso escenario, donde casi todo esta por escribir y por interpretar, donde veo que organizaciones como NoviaSalcedo pueden liderar las ideas y pilotar las iniciativas pioneras. Nos referimos a la Innovación Social en la que los nuevos valores, criterios y prioridades de lo que entendemos por progreso conformen las decisiones de lo público y lo privado.

Mis conversaciones con las personas de la Fundación NoviaSalcedo, me hacen ver que esta organización se debate con viveza y energía, hacia dentro y hacia afuera en trabajar de manera sostenible en esta dirección. No es fácil ser pionero y mucho menos serlo durante tanto tiempo (25 años). Hacer viable lo nuevo en lo social es un reto de gran magnitud, y más aún en épocas donde la comodidad, la continuidad, lo establecido, lo correcto, lo inmediato y lo tecnológico nos mantienen en lo de siempre con grandes dosis de modernidad sin cambio.

NoviaSalcedo actúa como provocador de la necesaria innovación social, a través de sus reflexiones, ideas y proyectos, cuyos efectos y resultados nos irán abriendo nuevos espacios en los que consolidar ese futuro deseado, basado en reglas más sociales que económicas en la toma de decisión a todos los niveles. Mi felicitación por esta labor y mi contribución y mejores deseos a NoviaSalcedo en esa inacabable labor de innovación social que hemos de construir.

lunes, 6 de agosto de 2007

L’enfance et l’adolescence face à la mondialisation et l’effondrement des cadres de référence culturels particuliers

Par Isabelle Orgogozo, DG de la Administration et la Fonction Publique, Paris, France



(Résumé d'une conférence prononcée a la I Reunión de la Communauté Internationale d'Experts de NSF a Bilbao, le 15 Décembre 2004, et basée sur un article publié dans Thérapie Familiale n°1, 1996, Editions Médecine et Hygiène, Genève)



L’enfance et l’adolescence... – La première phase de mondialisation remonte à la Renaissance. Elle a pris fin au terme de la décolonisation. La deuxième phase dans laquelle nous entrons se caractérise par une interpénétration rapide des cultures, des peuples et des langues qui rend la tache parentale beaucoup plus difficile. Les rôles, les codes et les valeurs qu’ils avaient reçus de leurs parents ne relèvent plus de l’évidence. Coupés de leur passé, les adolescents sont également incertains quant à leur avenir. Que transmettre? Il faut faire comprendre que les codes, bien que relatifs, sont nécessaires parce qu’ils véhiculent un sens, qu’il appartient à chacun d’inventer son propre chemin et de reconstruire une histoire du monde qui donne un sens au présent......



...Pour conclure, je vous propose de revenir à la première phase historique de la mondialisation que nous évoquions au début, la période de la Renaissance.De nouveaux codes de comportements, une nouvelle représentation du monde et de la place qu’y occupent les hommes sont aujourd’hui en gestation, comme à la Renaissance. Nous avons, comme les humanistes des XVe et XVIe siècles qui se sont passionnés pour la pédagogie et ont inventé, contre les écoles du Moyen Age, des méthodes fondées sur la pratique des auteurs anciens, le respect de la personnalité de l’enfant, le dialogue entre le maître et l’élève, l’alternance entre l’effort intellectuel et le jeu, une ouverture sur la société réelle et le monde, à réinventer la transmission en trouvant sans doute le même fondement que celui du mouvement humaniste résumé par une phrase de Pic de la Mirandole: «J’ai lu dans les livres des Arabes qu’on ne peut rien voir de plus admirable dans le monde que l’homme.»













Mais nous avons à faire cela au moment où la représentation moderne du temps est en crise. Au début de ce siècle, «la fée électricité» ne promettait que des progrès. A la fin de ce siècle, «le lutin atome», «le farfadet génétique» ouvrent des perspectives beaucoup plus ambivalentes. A cela s’ajoute une nouvelle répartition de la richesse et du travail sur la planète, dans un contexte d’explosion démographique laissant peu d’espoir de voir progresser le bien-être pour tout le monde dans les décennies qui viennent. Tout ceci ne peut rester sans effets sur la représentation du temps que se font les sociétés modernes.Le succès mondial du film «Le cercle des poètes disparus» où s’affiche la morale «Carpe diem», est un signe de ce changement. Horace, poète latin à peine antérieur à Jésus-Christ, auteur de cette fameuse maxime, était considéré par les humanistes de la Renaissance comme le modèle des vertus d’équilibre et de mesure. Sénèque, du temps de Néron, les humanistes de la Renaissance recommandaient une relation confiante et ouverte entre le maître et son élève. Telle est la relation que le professeur du Cercle des poètes disparus cherche à établir avec sa classe. On peut discuter de la qualité du film, mais le succès qu’il a rencontré auprès des jeunes nous dit quelque chose sur ce qu’ils attendent des adultes. Et ce que dit ce professeur, c’est que la vie est courte, que les grands ancêtres de l’école fertilisent les jonquilles, que la mort est au bout du chemin et qu’il faut avoir le courage de vivre, qu’il faut penser par soi-même, trouver son propre angle de vue sur les choses. Et cet enseignement iconoclaste a pour effet de donner aux élèves le courage de vivre, le désir d’essayer d’autres conduites, même s’ils ont peur et si parfois cela se termine tragiquement.




Lorsque les systèmes sociaux se décomposent, les philosophes et les poètes mettent en avant une morale du présent: se réjouir des bonheurs les plus simples, ne pas chercher la gloire ou la fortune, chercher la mesure et l’équilibre, garder la lucidité, ne pas nuire à autrui, telles sont quelques-uns des principes qu’il convient sans doute de pratiquer afin d’être capable de les transmettre.Notre deuxième tâche consiste, comme les humanistes, à réinventer notre histoire, faire engendrer Goliath par Atlas, pour que les enfants de demain se sentent descendants de l’Europe, voire de l’humanité et non de la Gaule, de la Germanie ou de la Bretagne. L’Europe a une histoire commune qu’elle doit se raconter pour inventer son avenir.Les familles réinventent leur histoire en thérapie, nous avons à réinventer l’histoire du monde pour ceux qui nous suivent, pour qu’ils puissent inventer leur chemin.